EnglishEspañol日本語

Teatrojornal.com, 2011

Posted on 5th enero, por en Print.

El extraño "exquisito" Grumildos

Como un niño, Ety Fefer vio a su padre la creación de garabatos o dibujos en servilletas de papel que cubrían las mesas en los restaurantes. Los rasgos descritos se enfrenta a perder, troncos, miembros deformados, que los seres imaginarios de la hija de judíos bautizados prontoLos grumildos. Más de tres décadas después, Artista peruano que mirar atrás y ver cómo se exalta a sus monstruos interiores - y nos hizo nuestra espejo - en muñecos de plastilina moldeada (se compone principalmente de arcilla plástica), movido por un hilo de nylon unido a artilugios mecánicos, como el rostro rústico y artesanal y el aura de las personas que viven en un mundo en miniatura, una escenografía barroca en las sombras, luces de neón y colores.

No Mirada, este universo es transportado a una sala de exposición establecidos en todo el festival y sobre todo en la coexistencia de SESC Santos. Una instalación de encanto y la maravilla. El visitante entra en los dos entornos de pares de la familia vintage - o podría ser legión? - Grumilda, demonios angelicales dispuestas en cajas de vidrio, Abstracto, o en la esquina de un bar, las habitaciones de un burdel recreada por las manos de un carpintero, siempre en colaboración con Fefe. Por lo general,, las características del rostro humano son, los brazos y las piernas son como extensiones de los cangrejos, escorpiones. Y a veces con los apoyos derecho, trajes. Los gestos y las actitudes.

Hombre pulpo, de Fefer, una de las marionetas de plastilina y motobombas perceptible para el visitante – foto: Augusto Román

Vemos la soledad en cada ventana, la sensualidad, la perversión, el ensueño, una lascivia, el dolor y la alegría de vivir, Tantos sentimientos que transmite estos datos con los ojos penetrantes. Reparamos: lo más triste de los seres humanos siempre hay una brillante, una chispa de vida que nadie llegó a montar. Tal vez que uno de los subtextos: reconocer en nuestros monstruos, metáforas que se, la capacidad de construir el diálogo con. Un acuerdo que vence transferible pestañas judíos y cristianos, por ejemplo,.

Los tailandeses también peruano Martin de Rossi, filóloga, novelista y una especie de brazo teóricoLos grumildos, como Ety Fefer es pura intuición y conducir la gestión de sus criaturas - no deja de velar por ellos, como corresponde el instinto maternal -, al final, Rossi evoca los arquetipos de Jung a sugerir que el artista territoritalities, no es obligado a decir, salvado por el arte con que las anclas de la existencia. Por otra parte, Rossi taller que se celebró en SantosSaca tu diablobasada en las creaciones de los compañeros. Otra influencia importante ha sido el trabajo de su colega José pintorTolade Habich, Fefe experimentos que comparten hace una década.

La perra es una pura habitantes del del burdel en el centro que participa en la Mirada – foto: Adrian Portugal

Toca la intimidad de la instalación. Es como Fefer abrió su dormitorio en rosa y rojo en los ojos del mundo, jugar a las casitas con chicas y chicos sorprendidos por los animales que no son de peluche, a diferencia de, resultado freaks muchos de ellos literalmente, con sus falos saltar al primer plano. Gratuita y telúrica, pase por el voyeurismo de los reality show retorcido. Son más para el espectáculo de circo loco de edad exhibiendo atracciones bizarro. Aquí, el horror es la subcutánea, genera distanciamiento y la identificación. No por casualidad, Puede sentirse como en casa, sentarse en el sofá - o diva? -, gin resolver esta banda sonora feliz lleno de una diversa y acogedora. Que es leve o disfrutar de un vino no deja de entregarse a los extraños y "exquisito" (delicados, graciosa en español) Grumildos.

http://teatrojornal.com.br/blog/2010/09/os-esquisitos-exquisitos-grumildos-2 /